Es cierto que las ideas se mezclan en nuevos conceptos conforme uno va creando su propia visión del cosmos. Por mucho tiempo este mito ha estado ligado a mi historia personal. Y ahora con más fuerza. Puedo decir sin mentir pero también sin querer explicarlo a nivel personal que está en mi sangre, mi psique y ahora mi albedrío pues puedo tomarlo para explicar por qué hago mucho de lo que hago como herencia.

Para los cercanos mucho de esto ya se sabe. Para los demás, es sólo una muestra de mis raíces culturales.


En la mitología mexica y tolteca, Xólotl (el animal, señor de la estrella de la tarde y del inframundo) era el dios del relámpago, los espíritus y además el ayudaba a los muertos en su viaje al Mictlán.


Xólotl era también el dios de fuego y de la mala suerte. Era gemelo de Quetzalcóatl, y la personificación maligna de Venus. Es representación de nuestro instinto sexual y del entrenador psicológico que cargamos dentro. Protege al Sol cuando viaja a través del inframundo durante la noche. También llevo adelante al género humano y le entregó el fuego de la sabiduría. En el arte, Xólotl fue representado como un esqueleto, un hombre con cabeza de perro – “xólotl” también puede significar un animal monstruoso con pies invertidos en náhuatl, la lengua azteca. Era también el patrón del juego Ulama. Es identificado con Xócotl como el dios azteca del fuego.


El nombre del ajolote (náhuatl: atl-xólotl, ‘Monstruo del agua’ )?, un tipo de salamandra neoténica natural de México, no proviene directamente del dios, aunque la mitología los relaciona directamente: cuando los dioses debieron ser sacrificados para poner en movimiento al Quinto Sol, Xólotl se escondió para no ser muerto. Primero se convirtió en una planta de maíz de dos cañas o ajolote (xolotl); al ser descubierto echó a correr otra vez y se escondió en un magueyal, donde tomó la forma de una penca doble o mejolote (mexólotl, de metl, maguey y xolotl). Una vez más lo halló el verdugo y escapó de nuevo introduciéndose al agua, donde se transformó en un anfibio llamado axolotl. Ésta es su última metamorfosis. Finalmente, el verdugo lo atrapó y le dio muerte. Xólotl es un dios que le tiene miedo a la muerte, que no la acepta y quiere escapar de ella mediante sus poderes de transformación.


El xoloitzcuintle es el nombre del perro mexicano sin pelo (también conocido como Perro Pelón Mexicano), especie canina propia de México y Centroamérica. Es una de muchas razas de perros originarios de América. El nombre xoloitzcuintle (náhuatl: xólotl-itzcuintli, Perro de Xólotl, Perro monstruoso )? hace la referencia a Xólotl porque, históricamente, una de las misiones de este perro era acompañar a los muertos en su viaje en la eternidad, del mismo modo en que el dios era acompañante del viaje del Sol por el inframundo. A pesar de este lugar prominente en la mitología, la carne del Xoloitzcuintle era parte de la dieta de algunos pueblos de Mesoamérica durante celebraciones religiosas especiales.

Lectores

Entradas populares

El blog de mi pareja.

Una historia que no se si tendrá fin.

Blog sobre una promesa a mi abuelo.


Click en la imagen para conocer tema.