Se siente extraño escribir tan seguido en este blog. 

Solo que para eso fue creado, para poder liberar ideas y reflexiones.




 Como esta que viene del tiempo que gasto en facebook, con gente que no forma parte de mi vida cotidiana (como la tenía definida hace apenas unos años) y que sigue siendo una apoyo importante cuando noto que la sed de conocimiento, de cambio, de solidaridad, de libertad esta ahí. 

Gente cuyo primer contacto fue vía un foro llamado "Sedice" luego por messenger y correos y a los que seguí hasta facebook, donde pude simplificar mi convivencia con parientes que de otra forma tardaría semanas en escribir, luego que les llegara la carta, la leyeran, la comentaran y la contestaran. 

Facebook entonces facilitó esa parte. Y luego tuve que crear un perfil más para los conocidos y parientes con quienes no puedo sentir esa comodidad.  

Pero esa herramienta genera vicios(como sucede con el tinner en la vida de otras personas) y como buen negocio, necesita mantener esa adicción y el miedo a la soledad y daño al ego. De hecho desde el inicio la gente lo notó y comenzaron las burlas como el video de "La ogra que todo lo logra". 



La vida siguió. Aprendí a conversar vía chat, jugué los jueguitos de curiosidad y me harté, encontré páginas donde había ideas que me gustaban y fui aprendiendo lo que podía ser útil de esa nueva situación. ¡Ya no estaba atrapada en un aburrido pueblo donde la gente no me entendía! 

En una de las páginas llegó la experiencia del  sufrimiento de un perro y la indignación de la gente. Quise ayudar y lo hice por un tiempo. Ayudé en otra que tenía poco tiempo para diseñar su formato y pude aprovechar la primera experiencia con la segunda página de animalistas. ¡Podía colaborar sin ser un individuo con nombre he historia! 

Es pesado. La gente olvida que no se trata solo de dar la foto, sino de dar la información completa porque "aquí por mi casa" no significa nada para cientos o miles de personas que ven esa foto. Que se trata de voluntariado y que todos tienen una vida además de internet (o me conecto y comparto toda la información, la vigilo para que no haya insultos, que no se mezclen temas, etc.) y que no se trata de un truco de magia el mandar el dato y que otros se hagan cargo del problema o alguien aparezca frente a tí. Ves cientos de casos de animales maltratados, abandonados, solos, enfermos, perdidos, humanos arrogantes e idiotas, gente buena que no sabe que hacer y gente que pretende ser buena simplemente dificultando en trabajo a punta de críticas. 

Por poco más de un año pude colaborar. Incluso hice una página secundaria que sería "bodega" de datos que tal vez después servirían porque tenerlos en el perfil personal era incómodo e inútil porque ese información en ese momento podía servir a muchos desconocidos. 

Fue entonces que creí que una muy vieja amistad (mi "hermano" para quienes conocen el cuento) me habló de gente que necesitaba alguien que les ayudara a despegar su proyecto. 

Lo que no me dijo era que no tenían la menor intención de ser responsables de todo lo que significa un proyecto tan grande. Que se había tratado de una cuestión de egos y vejigas inflamadas con el alcohol. 

Que no sabían que al pedirle a la gente ayuda con algo tan grande como celebrar el Día del Niño se debe responder a esa confianza con 


entrega. 

¿Por qué esa certeza? Porque usé en su favor el capital social de la asociación animalista que ayudaba. Fueron ellos los que dijeron que confiaban en el club al confiar en mí, en lo que ya trabajaba con ellos. 

Llegó la presión social, tanto interna como externa cuando los miembros participaban en asuntos que no les traían beneficio personal. El presidente recibía mi presión y la de ellos en lo que era comunicación social, proyectos, ventajas. 

Me enteré que la actividad no era una manera de darse a conocer e ir ganando aprecio. sino una tarea escolar. Usó a la gente para su propio provecho. 

Una no. Una seguía los principios de colaboración con los que creció y ha sobrevivido. Al que era "líder" le dí toda la información que encontré acerca de cómo se inicia y mantiene  un club, estudié sobre autos y más acerca de la empresa que se suponía era la base de esa agrupación en particular. cómo generar ventajas para los miembros. 

El presidente se dio cuenta del gran problema que era para su vida personal. El grupo se dio cuenta que una no estaba por admirarlos y mi hermanito no hizo nada por equilibrar esa situación.

Así que hubo que decidirse. Se bien que nadie se quedó a completar el trabajo. Ahora son un grupo cerrado de trece personas. Lo que no está mal, pues es lo mejor que pueden hacer por ellos mismos.  

Aprendí bastante de esa experiencia. Tanto del trabajo de un social manager, de la forma de ser de los humanos y un tanto acerca de autos.  

Odio aceptar que vi otra realidad de una de las personas que más he amado toda mi vida. Y un proceso inevitable.  


Seguí con lo que es realmente mi camino. Sin negar lo aprendido excepto en lo personal.

Para eso se necesitaría algo mucho más serio.

La página que hice para almacenar datos se fue convirtiendo en un espacio más. Tuve que mudarme a la ciudad y muchas ideas y situaciones han aparecido. 

Por mucho tiempo guardé la esperanza de que eso significara poder volver a la convivencia
verdadera. La que no necesita "likes" en fotos porque la persona estaba ahí para verla.  En algo que cada vez más parece otra vida tenía gente que valorar por sus ideas y tiempo compartido y que había tenido que conformarme con facebook por las horas de distancia y las muchas ocupaciones de todos. Pensé que una tarde platicaríamos para confrontar nuestros puntos de vista en lo político y social, que era lo que terminaba por ser un fastidio ante la manía de facebook de hacer todo para todos y la existencia de los trolls amarranavajas hasta entre los amigos. 

Soñé con volver a vagar entre las calles de la ciudad, tomar un café, echarnos en el pasto de lo que fue nuestra escuela y ver jugar a la niña donde solíamos jugar. 

Pero resultó lo contrario. 

Me enteraba más por lo que veo en facebook gracias a las habilidades desarrolladas en mi destierro que en lo que decían en las contadas ocasiones que llegaban a acercarse a mí o mi compañero. Tenía que censurarme porque lo que decía en facebook lo tomaban a personal y lo que enviaba por correo o decía por teléfono, o en vivo era ignorado. 

Las excepciones me mantienen viva. No puedo decir que cuerda. 



Entre ese tiempo murió uno de los aliados del foro (Naturopata). alguien de quien aprendí mucho sin necesidad de largas conversaciones. Lo que compartía, el tiempo que dedicaba a responder preguntas. Lo hizo (y lo hace pues facebook aún me muestra su foto en la página que hice) sus ideales dentro y fuera de la comunidad virtual. Es en esa comunidad que sigo aprendiendo. 

La persona que llamo "mi sire" me advierte que viene más en ese cambio. 

No le aposté nada. Por algo le tengo ese apodo. 

Mi vida viene a complementarse con la gente que trabaja en los rescates de animales, en el tiempo que duré yendo a rehabilitación en el servicio médico de mi compañero (danza y otras actividades para gente mayor, recordemos que rehabilitar tiene muchas funciones -risita-) y la vida con la parentela va tomando un mejor rumbo aunque todavía es necesario tener dos identidades para no tener conflictos. 

Y llega el momento de elegir si quiero seguir observando, teniendo miedo de ofender a una persona y causar problemas a otra. 

Dejar de sentirme identificada con el hada oscura en esta escena. Imaginando las mismas expresiones en las caras de mis amigos al ver que una está enterada de algo gracias a facebook y no porque me lo quisieran decir. 



Di el par de pasos más obvios bajo el sistema de facebook, eliminar y bloquear.

Antes como ahora conocen mi dirección, mis horarios, mi correo y mi teléfono. 


Lo referente a mi hermanito me duele mucho más. Él si se ha convertido en un chico facebook fácil de describir en este enlace.
http://cnnespanol.cnn.com/2014/02/13/7-formas-en-las-que-facebook-cambio-el-romance-y-las-relaciones-de-pareja/

¿Que quiero para mí? ¿Qué haré? 

Mientras facebook sea una buena manera de intercambiar información lo haré. El cyber activismo es una de muchas maneras de ayudar. ¿Facebook truena o elimina mis posibilidades de  tener mi identidad ajena a lo que hago en favor del grupo? 

Me estás leyendo en un blog. Aún hay hojas impresas, aún hay parques y máscaras. Eso es lo que quiero hacer. El correo, en sus distintos formatos me seguirá permitiendo hacer saber a quienes valoro partes de mi vida.

Lo del video de aniversario de facebook. Bueno:





Cada año la gente desea hasta a los desconocidos un feliz año nuevo. Es costumbre, muestra de buena educación y el secreto anhelo de que de tanto decirlo se convierta en una realidad. 


Como cuando se apagan las velas del pastel de cumpleaños. 

 Habemos quienes desde niños vamos perdiendo la ilusión por ese momento. No negamos el encanto de ver a los sobrinos, alumnos, hijos, amigos, niños del lugar donde estamos celebrando ese día especial. Solo no nos gusta en nosotros. La fecha ha acumulado decepciones. 

Recuerdo eso porque de niña esperaba que ese tiempo fuera realmente mío. como hija de divorciados creía que papá pensaría en mí ese día y lo haría mío tal como cuando nací. Pero el paso de los años me mostró que ese cuento ideal es basura. Mi madre, mi familia trataba de alegrarme pero no podían simular la ira que les significaba ver mi decepción, los regalos no bastaban.  

Notaba sus buenas intenciones y eso acentuaba esa ausencia. 



Mi primer tatuaje esta hecho en mi espalda. En un lugar que no puedo ver pero tampoco ignorar, cerca de mi cuello, señalando un punto vital además de mi columna. Ese es mi pasado y mi despedida de él sin olvidar que hubo magia en mucho de ese tiempo, que fui amada. Que sobreviví a esa ausencia y a los abusos posteriores, cuando fui obligada a negar que ese dolor existía por vivir con mi padre y a él no le gusta que le recuerden sus fallas. 

Mi segundo tatuaje lo tengo en la pierna, es una combinación del anterior con otra figura. Hecho en otro cumpleaños para recordarme que mi compañero y yo pudimos sobrevivir a una larga temporada donde él estaba lesionado, en un lugar donde poca gente valoraba nuestra existencia, donde lo amenazaron de muerte. Que estuvimos juntos en le proceso de sus múltiples cirugías, cuando no hubo dinero, cuando los amigos que más nos decían querernos nos dejaron a nuestra suerte. 

Ese si puedo verlo,está donde mi compañero tiene las cicatrices de su prótesis. 

Ambos diseños fueron regalos de un amigo que tampoco suele querer que se le recuerde efusivamente su cumpleaños. La persona que me dijo que cada cumpleaños tiene significados importantes. 

Para la gente que te valora es el momento de decirte ¡Aquí estamos! Gracias por todos los momentos que compartimos. Sigue luchando porque tu presencia mejora mi mundo. Me alegra que hayas sobrevivido a todos los retos que la vida te impone. No olvides que les ganaste. Estás aquí porque mereces estarlo.



Para el resto del mundo es sólo cortesía. Acéptala y sigue adelante. No es más que otro "Buenas tardes", una señal de "pase" al cruzar la calle. 

Ese consejo me acompaña. Hasta cuando él reniega porque le mandé una postal, le conseguí un regalo, le saturé el celular de mensajes. 

Sigo sin disfrutar la idea de celebrar mi cumpleaños. Luego planearlo. Luego pensar que no vale la pena. Luego . . . luego recordar que se trata de un punto de referencia más. Así que cuando alguien de los cercanos se acuerda, me alegro. Cuando extraños lo hacen, me parece agradable. 

También me he vuelto selectiva en mis palabras al mencionar el cumpleaños. Mi amigo me ayudó a ver que se trata de un hechizo más. De la expresión de las intenciones y de las experiencias compartidas. Darle sentido a algo muy específico. 

No es que le importe. Pero sabe que a una sí. 

Ya divagué demasiado. La realidad es esa. Si estamos vivos y alguien se alegra por eso. Vale la pena saberlo y compartirlo.  


   

Lectores

Entradas populares

El blog de mi pareja.

Una historia que no se si tendrá fin.

Blog sobre una promesa a mi abuelo.


Click en la imagen para conocer tema.